Archivo del blog

jueves, 7 de julio de 2011

Trastorno psicótico compartido (“folie à deux”) o locura compartida.

La folie à deux fue descubierta por primera vez por Lasegue y Falret en 1877.  Este trastorno suele recibir nombres como "insania doble", "psicosis compartida",  "trastorno paranoide compartido" o los anteriormente nombrados, "folie á deux", "locura compartida" y algunas otras variantes mas.


Este tipo de trastorno se genera cuando dos o mas personas comparten los mismos delirios y alucinaciones, confabulandoce. En general una de las dos personas tiene un trastorno psicótico, y la otra es una que posee una personalidad dependiente y se aferra al individuo, en este caso, psicótico, teniendo una estrecha relación.


La folie à deux es un fenómeno relativamente poco frecuente, a pesar de lo cual tiene un lugar preciso dentro de una clínica psiquiátrica.
A pesar de ser reconocido en hombres, este trastorno, es mas frecuente entre mujeres.

Las parejas más comunes suelen ser las de hermanas, un marido y una esposa, madre e hijo, dos hermanos, amigos íntimos o padre e hijo. Esta patología también se ha manifestado en familias enteras, por lo cual ha herencia es un factor que también afecta al "contagio" de este trastorno.

La sugestionabilidad también desempeña un papel importante en esta patología, en cuanto es una respuesta acrítica y de sumisión a una idea o influencia.

El cultismo (las sectas) es una variante de la folie à deux, donde una persona, el líder, inculca a un grupo con su ideología personal y crea condiciones de vida que impiden los contactos sociales de intercambio con la realidad. De esta forma, siguiendo a un líder psicótico, aceptando sus condiciones de vida y metas u objetivos a cumplir, se han cometido varios delitos y asesinatos.

El abuso de drogas, el envejecimiento y el aislamiento social pueden ser, también, factores contribuyentes para estos trastornos.


Este trastorno se va desarrollando de una manera paulatina: primero un individuo delirante autentico va armando y calculando poco a poco sus convicciones, una historia pausible junto a su pareja o persona allegada, sumisa a él por una regla de autoridad legitima socialmente reconocida. Luego una persona débil con mayor sugestionabilidad y dependencia, o menor inteligencia, carácter o actividad, va adquiriendo aquellas creencias delirantes como algo real y normal.

El iniciador y el receptor tienen muchos elementos en común, han vivido estrechamente unidos en el mismo ambiente durante un largo período, relativamente aislados del mundo exterior, comparten muchas experiencias vitales, necesidades y esperanzas comunes, y lo más significativo es la profunda relación emocional que comparten.



Es posible distinguir tres diferentes tipos de este trastorno.

La primera es cuando el trastorno surge al mismo tiempo en dos o mas personas que conviven y presentan igual predisposición premórbida.

La segunda es donde el trastorno pasa del miembro enfermo al sano y al separarlos el sano vuelve a recuperar la cordura. Este es el tipo mas frecuente dentro de este trastorno.

La tercera y ultima, la denominan psicosis comunicada y es cuando el sujeto inductor transmite la psicosis al receptor, posteriormente se desarrolla en éste un cuadro psicótico de modo autónomo que no se interrumpe con la separación de los que comparten la psicosis.


Para tratar esta locura compartida existen varias maneras, una de ellas es la separación de la pareja o grupo que recibe las condiciones del inductor de ideas delirantes. Por lo general esto suele ser suficiente para que el o los sujetos receptores pierda las ideas patológicas y recupere la cordura, volviendo a vivir en la realidad. Luego de un periodo de semanas o meses, dependiendo del caso, de separación, el psicótico debe ser tratado como un paciente cualquiera y los demás receptores, ser controlados.

A veces los resultados terapéuticos dependen en gran medida de la respuesta del inductor psicótico, en el caso de que la separación no pueda realizarse  en forma total y se siga manteniendo de alguna manera la influencia de uno sobre el otro.

El grupo o la persona secundaria, es decir el receptor, puede requerir tratamiento físico para acelerar su recuperación. Lo que sí, es indispensable que reciba tratamiento psicoterapéutico, con el fin de aceptar que el otro está mentalmente enfermo y que hay otras formas de permanecer juntos sin necesidad de compartir la locura, o elaborar la pérdida de la otra persona y por consiguiente de la relación.

Cuando se trata de una relación padre e hijos la situación es complicada por el tipo de afectividad que poseen. Las decisiones suelen ser trágicas y dolorosas, en forma sentimental, para los miembros del grupo.

Cuando se trata a personas con este trastorno el interés es doble, es decir: por un lado saber si después de un tiempo, a partir de la separación, existe un resultado benéfica sobre la persona cuyo delirio no es un delirio inducido.

Opinión personal:

Para mi este tipo de trastornos, ademas de ser extraño encontrarlo, depende mucho del grado de enfermedad que posee una persona, es decir, cuando se reconoce que alguien padece de trastornos psicóticos se tiene que evaluar que tipo de trastorno es, si se trata de una paranoia, de un miedo o fobia o si va por un lado mas peligroso. Por ejemplo, hay casos en los que un individuo psicótico convence a sus acompañantes de asesinar a alguien y hay otros en los cuales el objetivo es mas tranquilo o menos peligroso. 
Es necesario que apenas se sospeche alguna secuela de psicosis, se busque ayuda medica, por que los casos van empeorando y llegan a delirios demasiado irreales. 
En las relaciones madre/ padre e hijos, los últimos idolatran a los padres, dependen de ellos y no tienen conciencia de que lo que pasa es delirante. Hay casos en que los niños no pueden entender que sus padres padezcan de algo así y deben ser tratados en una clínica psiquiátrica.



Fuentes: 


http://www.aap.org.ar/publicaciones/forense/forense-3/tema-6.htm



http://www.eutox.com/index.php?option=com_content&view=article&id=99&Itemid=59



http://salud.discapnet.es/Castellano/Salud/Guias%20de%20Salud/Guia%20sobre%20salud%20mental/Trastornos%20psicoticos/Paginas/trastornos%20psicoticos.aspx







Camila Sassone.

1 comentario:

  1. MAL PUESTA LA CITA DE LA FUENTE. UN POCO EXTENSA LA INFO, PERO EL RESTO BIEN.

    ResponderEliminar